martes, 28 de julio de 2015

Un artículo sobre Kafka que a Yuyi le hubiera encantado leer


¡Viva Kafka! 
Por Manuel Vidal en El País 28 de julio de 2015.
"El autor de ‘Metamorfosis’ no era triste ni atormentado y tenía éxito con las mujeres. Escribía sin parar una autobiografía blindada contra el tiempo"

Lee el artículo

jueves, 9 de julio de 2015

9 de julio: El cumpleaños de Yuyi

Hoy, 9 de julio es el cumpleaños de Yuyi. Ella prefería contar que había nacido el 7 pero que su papá había preferido anotarla el 9 como homenaje a la Argentina, el país que lo había recibido con tanta generosidad.
Yuyi nació el 9 de julio de 1933. Hoy cumpliría 82 años.


domingo, 1 de febrero de 2015

Sin título (1986)

Hay que andar por el mundo
como si no existiera
sin preguntar el nombre
del pájaro o de la rama,
ni al capitán del barco
adonde lleva el agua
Sacar siempre a los ojos
el aire azul del alma
para llegar adonde no alcanza la mirada

Poema sin nombre (1986)

Quisiera encontrar tras el muro infinito del silencio
Un caudal de caricias exquisitas
Y a la vez oscuras contradicciones
Pero deseo la ausencia
Total y segura,
Del miedo, del engaño y la locura

Invocatoria (1984)

Para los no presentes
Presentes en el alma

Quién hubiese sabido
que la historia personal no importa?
Que fuimos y somos apaleados
Y que los NN no protestan
Esperan quietos su momento
Y su momento era ese.
Agradezcamos al general omnipotente
su desatada locura reivindicatoria
seamos claros, nítidos.
Es el tiempo de recrudizar memoria
Y esa danza que unta los cristales
de feroces, tristes sombras,
hay dedos incorpóreos que se unen
y danzan su macabras historias
La soberbia ¿es tiempo de soberbia?
Señores feudales, no se inquieten
el hambre será siempre protegida
porque para eso existe la limosna
Y el bobo psicoanálisis persiste
en perpetuar la historia.

Yuyi Cz. , 1984


Un poema de Yuyi

El dolor se aglutina
de tanto desencuentro
Y tanta ausencia
Mi hijo lejos
Un océano terrible nos separa
Él se enmascara,
él no quiere sufrir
tampoco yo quiero
Lo llamo,
su cinismo me hace sentir la caricatura
y el silencio.
Vuelvo a llamarlo
Sólo quiero poder decirle
Mi hijo amor
Te extraño, quiero verte
Tres años ya, es más de lo que puedo.
No está
Tal vez mañana
Dejo mi mensaje y cuelgo
Tanto tiempo, tengo miedo al encuentro
Un juguete a su nenito
Mi nieto al que no vi crecer
Y no sé si quiero
Quería un doble de él
Y no fue posible
Lo desconozco
Era lindo y gracioso
Tres años son muchos para un bebé
Para él y para mí y para todos
Carta de un amigo querido
Me quita un rato del silencio
* Tachado en el manuscrito original 
Bs.As. Febrero de 1982

Aclaración de un sueño

El segundo sueño, tan hondo, fue el 18 de febrero y fue por mi mamá, encontré un cuento o diálogo con ella que escribí y era la fecha de su muerte. Me desperté a las cinco, escribí y volví a dormirme. A mamá le gustaban las camelias y es con ella con quien tuve comunicación telepática. Su mejor legado “Yuyito, un día es un día”. Atribuir ese sueño a que fue por la abuela Rosa es como una herejía hacia mamá. Por tu abuela mi afecto era al nivel de un saludo cariñoso. Sé que quisiste a mamá y cuanto te quiso ella, así, comparto con vos mi tierna despedida en sueños. Digamos que la camelia rosa se la di yo y vos la blanca. 

Esta aclaración fue enviada en una carta posterior, el 16 de marzo de 1984